Desde Cubiertas Lamas queremos darte unas recomendaciones mínimas de cara a mantener tu cubierta o tejado en las mejores condiciones.

Cada año:

  • Eliminación de cualquier tipo de vegetación y de los materiales acumulados por el viento.
  • Retirada de los sedimentos que puedan formarse en la cubierta por retenciones ocasionales de agua.
  • Eliminación de la nieve que obstruya los huecos de ventilación de la cubierta.
  • Conservación en buen estado de los elementos de albañilería relacionados con el sistema de estanqueidad, tales como aleros o petos.
  • Mantenimiento de la protección de la cubierta en las condiciones iniciales.

Cada 3 años:

  • Comprobación del estado de conservación de las tejas.

Cada 5 años:

  • Revisión del faldón, reparando los defectos observados con materiales y ejecución análogos a los de la construcción original.